Experiencia en la evaluación, diagnóstico, y orientación de personas sobredotadas. Tanto niños, jóvenes, como adultos superdotados, atendiendo a la problemática específica en cada una de las etapas vitales. 

Teniendo en cuenta que la mayoría de la población tiene un coeficiente intelectual cercano a 100, se entiende por persona con altas capacidades intelectuales, a quien puntúa entre 120-129 en los test de inteligencia validados por la comunidad científica. Del mismo modo, se considera superdotada intelectualmente a la persona que posee un CI superior a 130.

Como cabe suponer, la diferencia destaca, y salirse de la media en casi cualquier aspecto suele conllevar una serie de conflictos o dificultades de adaptación. En el caso de la inteligencia, sucede que tanto su defecto como su exceso pueden acarrear una problemática específica, aunque no ocurre en todos los casos, ni por supuesto con la misma intensidad. Y por supuesto tiene solución.

El principal problema radica en la escasa y la mala interpretación de la información existente acerca de la sobredotación. Esto hace que la mayoría de niños no sean detectados como superdotados, y se les achaquen otro tipo de problemas  como los relacionados con la hiperactividad o el trastorno negativista desafiante (mal comportamiento) entre otros. Este diagnóstico equivocado hará que el niño llegue a ser un adolescente que no entiende qué le ocurre (existen infinidad de estereotipos falsos acerca de los superdotados, como que todos son buenos estudiantes y se comportan bien, que harán que probablemente  ni al propio joven se le ocurra la posibilidad, ni su entorno detecte que pudiera ser superdotado), se sienta incomprendido, y probablemente muy frustrado acerca de su situación. La necesidad de canalizar esta frustración y su desajuste con el entorno, pueden llevar al adolescente superdotado por caminos totalmente contraproducentes para su futuro y su estabilidad emocional.

Creencias FALSAS acerca de la superdotación:

  • Los superdotados son esos niños que salen en la televisión, memorizando infinitas series de números u otras hazañas extraordinarias; FALSO
  • Los superdotados no necesitan apoyo especial, ya que si son más inteligentes que los demás, deberían saber adaptarse solos; FALSO
  • Es imposible que sea superdotado si saca malas notas u odia las matemáticas; FALSO
  • Los superdotados llegan a ser adultos eminentes y académicamente brillantes en el 100% de los casos;FALSO
  • Los superdotados son personas desadaptadas que terminan “pasándose de vueltas”; FALSO
  • La única diferencia entre superdotados y no superdotados es que los primeros aprenden más rápido; FALSO

Este es el modo por el que muchos adultos superdotados viven sin saber que lo son, sin embargo, sienten que son diferentes, que siempre ha habido algo que ha fallado en sus vidas, una especie de desajuste con uno mismo y con la sociedad, una sensación de vacío constante, muchas más preguntas que respuestas.

Para que sirva de orientación, se mencionan algunas de las características que pueden ayudar en la detección de niños superdotados. Se debe recordar que no son así en el 100% de los casos, y que es necesaria la valoración por parte de un profesional:

Características habituales de los superdotados (No tienen que cumplirse siempre todas):

  • Suelen preferir la compañía de amigos de mayor edad.
  • Suelen tener intereses diversos y poco habituales para niños de su edad (lectura, pintura…).
  • Pasan gran parte del tiempo abstraídos en su mundo, suelen ser despistados.
  • Pueden tener tendencia a iniciar actividades y dejarlas a medias para empezar otras, sin focalizar su atención de una forma realmente productiva.
  • Suelen tener baja tolerancia a la frustración, en parte por su sobreexcitabilidad, y en parte porque suelen ser bastante exigentes con ellos mismos y con los demás.
  • Tienden a cuestionar la autoridad y el cumplimiento de las normas. Tienen dificultades para aceptar convencionalismos sociales o los actos de fe. Pensamiento crítico.
  • Creativo, imaginativo, le gusta resolver los problemas a su manera.
  • Suelen hacer preguntas inusuales para su edad; vida y muerte, existencia de dios…
  • Presentan un alto sentido de la moral y la justicia, así como una alta empatía.
  • Suelen tener un humor especial, manejan la ironía de forma ágil para su edad.