Terapia Individual en Adultos y Adolescentes

Dentro de la terapia individual podemos ayudarte a tratar diferentes patologías, tal y como te mostramos a continuación (Pulsa para más información)

Trastornos por ansiedad

  • Aparición temporal y aislada de miedo o malestar intenso, acompañada de cuatro o mas de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente:

    • Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca
    • Sudoración
    • Temblores o sacudidas
    • Sensación de ahogo o falta de aire
    • Sensación de atragantarse
    • Opresión o malestar en el pecho
    • Nauseas o molestias abdominales
    • Inestabilidad, mareo o desmayo
    • Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo)
    • Miedo a perder el control o volverse loco
    • Miedo a morir o Parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo)
    • Escalofríos o sofocaciones
  • Aparición de ansiedad al encontrarse en lugares o situaciones en donde escapar puede resultar difícil o embarazoso, o en donde en caso de aparecer una crisis de angustia inesperada puede no disponerse de ayuda.

    Estas situaciones se evitan, se resisten a costa de un malestar o ansiedad significativos por temor a que aparezca una crisis de angustia o síntomas similares o se hace indispensable la presencia de un conocido para soportarlas.

    Esta ansiedad o comportamiento de evitación no puede explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental.

  • Se identifica cuando se cumplen:

    • Crisis de angustia inesperadas
    • Al menos una de las crisis se ha seguido durante un mes o más, de uno o más de los siguientes síntomas:
      • Inquietud persistente ante la posibilidad de tener más crisis
      • Preocupación por las implicaciones de la crisis o sus consecuencias (sufrir un infarto, perder el control, …)
      • Cambio significativo del comportamiento relacionado con las crisis
    • Las crisis de angustia NO se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o una enfermedad médica.
    • Las crisis de angustia no pueden explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental
    • Temor acusado y persistente por una o más situaciones sociales en las que el sujeto se ve expuesto a personas que no pertenecen al ámbito familiar o a la posible evaluación por parte de los demás, el individuo teme actuar de un modo que sea humillante o embarazoso
    • La exposición a las situaciones sociales temidas provoca una respuesta de ansiedad que puede tomar la forma de una crisis de angustia situacional • El individuo reconoce que ese temor es excesivo e irracional
    • Las situaciones sociales temidas se evitan o bien se experimentan con ansiedad o malestar intensos
    • Los comportamientos de evitación, la anticipación ansiosa o el malestar que aparece en las situaciones sociales o actuaciones en público temidas, interfieren acusadamente con la rutina normal del individuo o bien producen un malestar clínicamente significativo
    • En los individuos menores de 18 años la duración del cuadro sintomático debe prolongarse al menos 6 meses
    • Los síntomas no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o de una enfermedad médica y no pueden explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental
  • Según cada caso, tiene un estudio y tratamiento específicos.

  • La característica esencial de este trastorno es la presencia de obsesiones o compulsiones de carácter recurrente. Las obsesiones se definen como ideas, pensamientos, impulsos o imágenes, las más frecuentes versan sobre temas como la contaminación (p.e. contraer enfermedades por tocar determinadas cosas y/o personas), dudas repetitivas (p.e. cerrar la puerta al salir de casa, apagar luz, gas, etc.), obsesiones respecto al orden o simetría de las cosas, impulsos o pensamientos de carácter agresivo (miedo a hacer daño a un niño, gritos de carácter obsceno en una iglesia) estos pensamientos o imágenes no constituyen simples preocupaciones por problemas de la vida real, es más, rara vez se relacionan con hechos de la vida real. Compulsiones son los comportamientos que se realizan para intentar neutralizar las obsesiones (lavarse las manos en repetidas ocasiones, evitar tocar ciertos objetos, ordenación repetitiva de los objetos, verificaciones continuadas) o también actos mentales, como rezar, contar o repetir palabras en silencio de forma recurrente, cuyo propósito es prevenir o aliviar la ansiedad o el malestar, pero no proporcionar placer o gratificación.

    • Lo suficientemente graves como para provocar pérdidas de tiempo significativas (p.e. el individuo dedica más de 1 h/día a realizar actividades relacionadas con dichas obsesiones/compulsiones)
    • En algún momento el individuo reconoce que estas obsesiones y/o compulsiones son exageradas o irracionales
    • Existe un acusado deterioro de la actividad general o un malestar clínicamente significativo
    • La persona ha estado expuesta a un acontecimiento traumático en el que han existido:
      1. la persona ha experimentado, presenciado o le han explicado uno o más acontecimientos caracterizados por muertes o amenazas para su integridad física y/o la de los demás.
      2. la persona ha respondido con un temor, una desesperanza o un horror intenso
    • El acontecimiento traumático es reexperimentado persistentemente a través de una o más de las siguientes formas :
      • Recuerdos del acontecimiento recurrentes e intrusos que provocan malestar y en los que se incluyen imágenes, pensamientos o percepciones
      • Sueños de carácter recurrente sobre el acontecimiento
      • El individuo actúa o tiene la sensación de que el acontecimiento traumático está ocurriendo (sensación de estar reviviendo la experiencia, ilusiones, alucinaciones y episodios asociativos de flashback)
      • Malestar psicológico intenso al exponerse a estímulos que recuerdan algún aspecto del acontecimiento traumático
      • Respuestas fisiológicas ante la exposición anterior (sudoración, temblores, etc.)
    • Evitación de estímulos asociados al trauma, tal y como indican 3 o más de los siguientes síntomas:
      • Esfuerzos para evitar pensamientos, sentimientos o conversaciones sobre el suceso traumático
      • Esfuerzos para evitar actividades, lugares y/o personas que motivan recuerdos del trauma
      • Incapacidad para recordar un aspecto importante del trauma
      • Reducción acusada del interés o la participación en actividades significativas
      • Sensación de desapego o enajenación frente a los demás
      • Restricción de la vida afectiva
      • Sensación de un futuro desolador
    • Síntomas persistentes de aumento de la activación (ausentes antes del trauma), tal y como indican 2 o más de los siguientes síntomas:
      • Dificultades para conciliar o mantener el sueño
      • Irritabilidad o ataques de ira
      • Dificultad para concentrarse
      • Hipervigilancia
      • Respuestas exageradas de sobresalto
      • Estas alteraciones (criterios B, C y D) se prolongan más de 1 mes
      • Estas alteraciones provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la vida del individuo
    • Ansiedad y preocupación excesiva sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades, que se prolongan más de 6 meses
    • Al individuo le resulta difícil controlar este estado de constante preocupación
    • La ansiedad o preocupación se asocian a 3 o más de los siguientes síntomas
      • Inquietud o impaciencia
      • Fatigabilidad fácil
      • Dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco
      • Irritabilidad
      • Tensión muscular
      • Alteraciones del sueño
  • Trastorno de ansiedad por consumo de sustancias (medicamentos, drogas y/o sustancias estupefacientes) y aparece durante la fase de intoxicación o abstinencia

Trastornos del estado de ánimo

  • Presencia de 5 o más de los siguientes síntomas, durante al menos 2 semanas:

    • Estado de ánimo depresivo durante la mayor parte del día, casi cada día
    • Disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades
    • Pérdida importante de peso sin hacer régimen o aumento de peso o pérdida o aumento del apetito
    • Insomnio o hipersomnia casi cada día
    • Agitación en enlentecimiento psicomotor
    • Fatiga o pérdida de energía
    • Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados
    • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse o indecisión
    • Pensamientos recurrentes de muerte, no sólo temor a la muerte, ideación suicida
  • Estado de ánimo crónicamente depresivo durante al menos 2 años • Mientras se está deprimido, presencia de 2 o más de los siguientes síntomas:

    • Pérdida o aumento de apetito
    • Insomnio o hipersomnia
    • Falta de energía o fatiga
    • Baja autoestima
    • Dificultades para concentrarse o tomar decisiones

    Durante este periodo de 2 años el sujeto no ha estado sin síntomas durante más de 2 meses seguidos

  • -

Trastornos de la conducta alimentaria

  • Rechazo a mantener un peso corporal mínimo normal, miedo intenso a ganar peso y alteración significativa de la percepción de la forma o tamaño del cuerpo, además, las mujeres con este trastorno suelen sufrir amenorrea.

    Generalmente, la pérdida de peso se consigue mediante una disminución de la ingesta total, se empieza por excluir de la dieta todos los alimentos de elevado contenido calórico y se termina con una dieta muy restringida, limitada a unos pocos alimentos, también se utilizan las purgas y el ejercicio físico excesivo.

    El miedo intenso a ganar peso no desaparece aunque el individuo lo pierda, de hecho, va en aumento aunque el peso disminuya.

  • Consiste en atracones de comida y posteriores métodos compensatorios inapropiados para evitar la ganancia de peso (p.e. vómitos, laxantes, diuréticos, ejercicio físico excesivo, etc.), que se producen al menos un promedio de 2 veces por semana durante un periodo de 3 meses.

    La autoevaluación de las personas con esta enfermedad se encuentra excesivamente influida por la silueta y el peso corporal. Se define atracón como el consumo a lo largo de un periodo corto de tiempo (inferior a 2 horas) de una cantidad de comida muy superior a la ingesta media habitual.

    Los individuos con este trastorno se sienten avergonzados, por lo que los atracones se realizan habitualmente a escondidas.

Otros trastornos

  • Los rasgos de personalidad son patrones persistentes de formas de percibir, relacionarse y pensar sobre el entorno y sobre uno mismo. Estos, solo constituyen trastornos de la personalidad cuando son inflexibles y desadaptativos y cuando causan un deterioro funcional significativo o un malestar subjetivo. Los criterios diagnósticos generales del DSM-IV para los trastornos de la personalidad son iguales en líneas generales, la característica principal de un trastorno de la personalidad es un patrón permanente de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas y/o de las costumbres de la cultura del sujeto. Este patrón se manifiesta en dos o más de las siguientes áreas:

    • Cognición, p.e. formas de percibir e interpretarse a uno mismo, a los demás y a los acontecimientos
    • Afectividad : la gama, intensidad, habilidad y adecuación de la respuesta emocional
    • Actividad interpersonal
    • Control de los impulsos

    Este patrón persistente es inflexible y se extiende a una amplia gama de situaciones, personales y sociales. Provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la persona. El patrón es estable y de larga duración y su inicio se remonta al menos a la adolescencia o al principio de la edad adulta. El patrón persistente no es atribuible a una manifestación o consecuencia de otro trastorno mental. El patrón no es debido a los efectos fisiológicos de una sustancia o de una enfermedad médica. Dentro de estos trastornos se encuentran:

    • Trastorno paranoide de la personalidad
      • Suspicacia y desconfianza general desde el inicio de la edad adulta, de forma que las intenciones de los demás son interpretadas como maliciosas.
    • Trastorno esquizoide
      • Distanciamiento de las relaciones sociales y de restricción de la expresión emocional en el plano interpersonal
    • Trastorno esquizotípico
      • Déficit sociales e interpersonales asociados a malestar agudo y una capacidad reducida para las relaciones personales, así como distorsiones en el pensamiento o percepción y excentricidades del comportamiento
    • Trastorno anti-social
      • Desprecio y violación de los derechos de los demás, fracaso para adaptarse a las normas sociales, deshonestidad, impulsividad, agresividad
    • Trastorno límite
      • Inestabilidad en las relaciones interpersonales, en la imagen, en la afectividad y una notable impulsividad
    • Trastorno histriónico
      • Excesiva emotividad y búsqueda de atención, no se siente cómodo en las situaciones en las que no es el centro de atención, la interacción con los demás esta caracterizada por un comportamiento sexualmente seductor o provocador
    • Trastorno narcisista
      • Grandiosidad en la imaginación o en el comportamiento, una necesidad de admiración y una falta de empatía que empieza en el principio de la edad adulta
    • Trastorno de la personalidad por evitación
      • Inhibición social, sentimientos de inadecuación e hipersensibilidad a la evaluación negativa, miedo a las críticas, desaprobación o rechazo
    • Trastorno de la personalidad por dependencia
      • Necesidad general y excesiva de que se ocupen de uno, que ocasiona un comportamiento de sumisión y adhesión y temores de separación. Los comportamientos dependientes y sumisos están destinados a provocar atenciones y surgen de una percepción de uno mismo como incapaz de funcionar adecuadamente sin la ayuda de los demás, estos sujetos tienen grandes dificultades para tomar las decisiones cotidianas.
    • Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad
      • Preocupación por el orden, perfeccionismo y el control mental e interpersonal a expensas de la flexibilidad, la espontaneidad y la eficiencia, se intenta mantener la sensación de control mediante una atención esmerada a las reglas, los detalles triviales, los protocolos, listas, horarios o las formalidades, hasta el punto de perder de vista el objetivo principal de la actividad.
    • Insomnio
      • Dificultad para iniciar o mantener el sueño o no poder conseguir un sueño reparador durante al menos 1 mes. La alteración del sueño provoca un malestar clínicamente significativo o un deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad de la persona.
  • La característica común de los trastornos somatomorfos es la presencia de síntomas físicos que sugieren una enfermedad médica, pero que no pueden explicarse completamente por la presencia de una enfermedad, por los efectos directos de una sustancia o por otro trastorno mental. Entre ellos se encuentran:

    • Trastorno de somatización
      • Historia de múltiples síntomas físicos que empieza antes de los 30 años, persiste durante varios años y obliga a la búsqueda continuada de atención médica, provocando un importante deterioro social, laboral o de otras áreas fundamentales de la actividad de la persona.
      • Historia de dolor, al menos relacionada con cuatro zonas del cuerpo o cuatro funciones
      • Historia de al menos dos síntomas gastrointestinales distintos al dolor
      • Historia de al menos un síntoma sexual o reproductor, al margen del dolor
      • Historia de al menos un síntoma que sugiere un trastorno neurológico
    • Trastorno somatomorfo
      • Presencia de al menos uno o más síntomas físicos mencionados anteriormente, que persisten durante 6 meses o más, los síntomas más habituales son el cansancio crónico, pérdida de apetito y las molestias gastrointestinales o génito-urinarias
    • Hipocondría
      • Preocupación y miedo a padecer o la convicción de tener una enfermedad grave a partir de la interpretación personal de uno o más signos o síntomas somáticos. La exploración física no identifica enfermedad médica alguna.
    • Trastorno dismórfico corporal
      • Preocupación por algún defecto en el aspecto físico. El defecto es imaginario, o si existe, la preocupación de la persona es claramente excesiva. Los síntomas más usuales se refieren a defectos imaginarios o de poca importancia en la cara o en la cabeza, como son la delgadez del cabello, cicatrices, acné, etc.
    • Trastorno de conversión
      • Trastorno por dolor
        • La característica esencial es el dolor, que constituye el cuadro clínico y que es de gravedad suficiente como para merecer atención médica, se considera que los factores psicológicos desempeñan un papel importante en el inicio, la gravedad, la exacerbación y la persistencia del dolor
  • Todos los trastornos incluidos en este apartado tienen síntomas psicóticos como característica definitoria, el término psicótico se refiere a las ideas delirantes y a las alucinaciones manifiestas, debiendo presentarse estas últimas en ausencia de conciencia de su naturaleza patológica, dentro de estos se encuentran:

    • Esquizofrenia
      • El sujeto presenta dos o más de los siguientes síntomas
        • Ideas delirantes
        • Alucinaciones
        • Lenguaje desorganizado
        • Comportamiento catatónico o gravemente desorganizado
        • Síntomas negativos, p.e. aplanamiento afectivo, alogia o abulia
      • Disfunción social y/o laboral o La duración debe ser al menos de 6 meses, con al menos un mes de los síntomas mencionados en el primer punto
    • Trastorno esquizo-afectivo
      • Periodo continuo de enfermedad en la que se presenta en algún momento un episodio depresivo mayor, maniaco o mixto, simultáneamente con síntomas que cumplen el primer criterio mencionado para la esquizofrenia, además, durante el mismo periodo de la enfermedad ha habido ideas delirantes o alucinaciones durante al menos dos semanas, sin síntomas afectivos acusados
    • Trastorno delirante
      • Presencia de una o más ideas delirantes que persisten durante al menos un mes, con ausencia de alucinaciones, sí permitiéndose las táctiles u olfatorias, si están relacionadas con el tema delirante. La actividad social no está deteriorada de forma significativa, y el comportamiento no es extraño, excepto por el impacto directo de las ideas delirantes o sus ramificaciones
    • Trastorno psicótico breve
      • Alteración que comporta el inicio súbito de por lo menos uno de los siguientes síntomas psicóticos positivos :
        • Ideas delirantes
        • Alucinaciones
        • Lenguaje desorganizado
        • Comportamiento catatónico o gravemente desorganizado
      • Un episodio de esta alteración dura, al menos un día, pero siempre menos de un mes y el sujeto acaba recuperando por completo el nivel previo de actividad

Aviso: Esta información es orientativa para su conocimiento. El diagnóstico definitivo debe ser realizado por un profesional cualificado.