La influencia y el poder que ejercen los niños líderes en las aulas: ¿qué debemos tener en cuenta?

Como en cualquier otra comunidad, en las clases de preescolar, las relaciones sociales también se basan en las diferencias de poder que existen entre los pequeños. A su vez, el poder es una entidad que se crea y se intercambia a través de las interacciones entre los diferentes individuos, en este caso, los niños y los maestros. En particular, la influencia que pueda llegar a tener un niño pequeño depende del control del aula que tenga el profesor y del grado de poder que esté dispuesto a ceder.

La observación muestra que la dinámica de comunidad que los maestros intentaban crear en la clase, en ocasiones, se veía agitada por los niños líderes e influyentes. Estos pequeños suelen tener una fuerte personalidad y extraordinarias aptitudes y esto les otorga el poder de influir sobre sus compañeros. Por una parte, pueden guiar a otros niños a avanzar más rápidamente en juegos y discusiones y desarrollar mejor sus capacidades, lo cual es positivo, pero también pueden volverse muy dominantes y abusar de su poder. En este caso, los niños líderes pueden hacer que las ideas de otros compañeros no se escuchen, y provocar inseguridades y baja autoestima en los pequeños más débiles.

Por lo tanto, los maestros deben dirigir sus esfuerzos a encontrar mecanismos para que todas las voces de la clase sean escuchadas y, así, sea posible crear una comunidad democrática. El problema fundamental surge cuando los niños líderes del aula tienen tanto poder que hasta llegan a influir sobre los mismos profesores, sin que estos sean conscientes, y así consiguen desequilibrar las relaciones y en ocasiones usurpar el poder.

Puedes leer el artículo completo en faroshsjd.net